Villa Borghese

23 Nov

Chiunque tu sii, o straniero, purché uomo libero, non temere qui punto le catene delle leggi. Passeggia dove tu vuoi, cogli ciò che desideri, ritirati quando ti aggrada. Tutto qui è disposto per il godimento degli stranieri prima ancora che per il proprietario. Nell’età dell’oro, che promette una sicurezza generale, il padrone di questa Casa non ha voluto imporre leggi di ferro. I suoi ospiti non ne conoscono altre che la loro volontà regolata dall’educazione. Ma se qualcuno, per premeditata malizia, sia per violare le leggi dell’urbanità, tema che l’ispettore irritato rompa i segni sacri dell’ospitalità oltraggiata.

Quien quiera que seas, oh extranjero, siempre que seas un hombre libre, aquí no tienes por qué temer las cadenas de las leyes. Pasea por donde quieras, coge lo que quieras y vete cuando te apetezca. Aquí todo está dispuesto para el placer de los visitantes y para el proprietario. En la edad de oro, que promete una seguridad general, el propietario de esta casa no ha querido imponer leyes de hierro. Sus invitados no conocen otra cosa que su propia voluntad regulada por la educacion. Si alguien, por premeditada malicia, decida violar las leyes de urbanidad, que tema que el inspector irritado rompa las sagradas señales de hospitalidad.

Fue Scipione Borghese, conocido coleccionista y mecenas del seicento, quien establecio estas normas para los visitantes de su villa, la Villa Borghese.

La villa, es un gran parque, el segundo más grande de Roma despues de la Villa Doria-Pamphili. Una vez dentro, parece infinito, aunque en comparación con otros parques, sea pequeño :

En mi caso, me pareció tan grande, sobretodo, porque en cada rincón, se puede encontrar algo que fascina. Sea una estatua, una fuente, un viejo arbol, un museo o un reloj. Puedes dedicar dias completos a pasear por Villa Borghese sin llegar a conocerla del todo. Puestos a comparar, el año pasado justo por estas fechas, visité central park, y no me enamoro del modo que lo ha hecho la villa Borghese. Cuenta con varios museos :

Lo cierto es que aun no los he visitado, estoy demasiado obsesionado con algo nuevo, que nunca antes habia vivido con tanta intensidad como en la Villa Borghese.

El Otoño.

De donde yo vengo, la mayoria de la vegetación es perenne, en las calles lo normal es ver naranjos o palmeras. Y en los parques, lo poco que queda para apreciar el otoño, esta desapareciendo.

Entrar a Villa Borghese, ver todo el sueño lleno de hojarasca, toneladas de hojarasca. El viento moviendola y formando torbellinos con ellas a capricho. Colores ocre, rojizos, tierra. Una verdadera experiencia.

No esta especialmente llena de gente, la visite el sabado pasado, y apenas vi a un centenar o dos de personas en total.

Una cosa que me encanto, es que hay puntos Wifi gratuitos repartidos por el parque, hay muchos estudiantes que se acercan alli con el portatil a estudiar.

Aquí os dejo algunas fotos del sabado pasado, pase el dia hipnotizado haciendo fotos hasta que empezo a llover.

2 comentarios to “Villa Borghese”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Calamidad » De Internet, blogeros, viajes y visitas a Roma - febrero 4, 2007

    […] Lo cierto es que lo poquito que escribia antes, eran posts medio preparados en casa con el portatil y luego mal-publicados desde la oficina o Villa Borguese. […]

  2. Calamidad » Lucchetti dell’amore a Ponte Milvio - marzo 2, 2007

    […] Ponte Milvio, situado muy cerca de Villa Borghese, es el puente completo más antiguo de Roma, está documentado desde el 207 antes de Cristo. Esto, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: